Procesión naútica con la Virgen del Carmen por el pantano de Orellana. / S. GÓMEZ

La Virgen del Carmen llegó en procesión hasta la orilla de la Playa de Campanario

El párroco Eugenio Albalate rezó una oración ante los bañistas que despidieron a la patrona de la marineros con aplausos.

Soledad Gómez
SOLEDAD GÓMEZ

Extremeños llegados de todos los puntos de la región se dieron cita ayer en el pantano de Orellana para presenciar la procesión náutica con la Virgen del Carmen, después de dos años sin poder hacerlo por la pandemia.

Portada en una barca vistosamente engalanada con arco de flores y luces, la Virgen fue acompañada por un centenar de embarcaciones de todos los tamaños surcando las aguas del pantano. Y lo hizo en medio de cánticos y rezos a la patrona de los marineros.

Como es habitual, desde que se inició esta tradición en los años 70, la imagen de la Virgen del Carmen partió desde el Guadiana Club Náutico, entidad que organiza el evento, y pasó por el chiringuito Oasis del Pescador de Orellana de la Sierra, el restaurante El Velero de Orellana la Vieja y la Playa de Campanario. La última parada de su travesía en fue en la Playa Costa Dulce de Orellana la Vieja, donde fue recibida con fuegos artificiales y la música de una charanga.

En todos los puntos la Virgen fue recibida por el público congregado en la orilla, que la despedía entre aplausos. Una vez en tierra firme, fue llevada en procesión a pie hasta la iglesia de la Inmaculada Concepción, lugar donde reposa el resto del año, acompañada en todo momento por el párroco Eugenio Albalate.

Los bañistas presenciaron la procesión desde la Playa de Campanario. / S.G.

Para ello, hubo coordinación con los ayuntamientos de Navalvillar de Pela, Orellana de la Sierra, Campanario y Orellana la Vieja, para hacer parada en los distintos puertos deportivos que hay en estos términos municipales, e impulsado por la Diputación de Badajoz.