Varios vecinos afectados por las calles Magacela y Olivo, afectados por las inundaciones. / HOY

Vecinos de las calles Magacela y Olivo siguen esperando una solución al problema de las inundaciones

El Ayuntamiento cuenta con un informe de Diputacion sobre el coste de la actuación, y se está a expensas de buscar financiación.

Soledad Gómez
SOLEDAD GÓMEZ

Cuando Catalina Caballero se mudó a vivir a la calle Magacela nunca imaginó que viviría pendiente de la climatología. Cada vez que el cielo amenaza lluvia ella y muchos otros vecinos de esta vía, y de la calle Olivo, se echan a temblar. Y es que han vivido en sus propias carnes, en más de una ocasión, cómo descargan las tormentas y el nivel del agua comienza a subir en la calle, amenazando con entrar por puertas e incluso ventanas.

El problema viene de muchos años atrás «incluso de antes de venir yo a esta calle lo sufrían los vecinos», cuenta. Y es que el hecho de encontrarse en la parta baja del pueblo hace que varias otras calles, que carecen de alcantarillas, arrastren el agua de lluvia hasta la única alcantarilla de la que disponemos nosotros. «Hace falta una buena red de alcantarillado, pero no ya en esta calle, sino en todas las calles que vienen a desembocar aquí», insiste.

Además, la disponible es muy antigua y discurre por debajo de todas las casas, con el consiguiente peligro. Caballero dice haber visto ya muchos años como las calles Tejar, Pocillo y Travesía de Magacela se convierten literalmente en un río que viene a desembocar a esta alcantarilla. Ello provoca que se acumule tal cantidad de agua que hace que casas, cocheras y vehículos que se encuentren aparcados en las calles se vean afectados por la entrada de agua.

Estado en el que queda la calle cuando hay una tromba de agua. / HOY

En la búsqueda de minimizar los efectos de esas trombas de agua, Catalina ha puesto una especie de compuerta delante de la puerta que coloca cada vez que ve oscurecerse el cielo. «Se me inundó una vez la casa porque me pilló desprevenida cuando estaba recién llegada a la casa y vi como el agua corría por el pasillo, arrastrando toda la suciedad de la calle», cuenta. A la siguiente vez empezó a poner mantas y toallas por debajo de las puertas para que no entrara y lo evitó. Ahora, con la compuerta, si no es excesivamente fuerte la tromba, también lo consigue. Pero hay otros vecinos que han tenido que tomar medidas más drásticas, como subir las ventanas. Concretamente, a la familia de vive en la calle Olivo, 22, no le quedó más remedio que hacer obra porque el agua alcanzaba más del medio metro y se metía por las ventanas que dan a la calle.

Otra medida que han tomado algunas veces ha sido la de levantar una de las rejas de hierro de la alcantarilla para que trague más agua. «Pero nosotros no podemos con ella, pesa mucho, y tienen que venir a levantarla, el problema es que así sigue», cuenta Catalina. Aunque está metida en un rincón de la calle, puede suponer un peligro, que alguien puede tropezar y caerse, además de acumular más suciedad.

Detalle de la alcantarilla a la que llega el agua de varias calles. / HOY

Insistencia

Ella y muchos otros vecinos no se dan por vencidos «porque muchos de los mayores que viven en la calle lo llevan pidiendo de toda la vida y ya no tienen fuerza para seguir», insiste. Y es que han sido varias las reclamaciones hechas y las peticiones realizadas al Ayuntamiento. Incluso, se hizo una recogida de firmas y se escribió a la Junta de Extremadura «de la cual nunca obtuvimos respuesta». En este sentido, asegura que han sido distintos Alcaldes y de diferentes colores políticos a los que se les ha reclamado la ayuda sin haber dado solución al problema.

En este sentido, vuelve a recordar el compromiso que adquirió en mayo de 2018 el consejero de Economía e Infraestructuras, José Luis Navarro, con el Alcalde, Elías López, en la que se comprometían a estudiar el problema y solventarlo. «Pero seguimos sin ver ninguna acción cuatro años después». En aquel momento, el consejero aseguró a que por parte de técnicos de la consejería se visitaría, estudiaría y valorarían las posibles soluciones a adoptar. En aquel entonces, el primer edil recordó que se ha actuado ya en varias ocasiones en dicha calle «y hay que reconocer que el problema persiste».

Financiación

Ahora, Elías López explica a HOY Campanario que se ha solicitado un informe a Diputacion sobre el coste de la actuación. «El informe ya lo tenemos y estamos a expensas de buscar financiación, sobre lo cual se informará en breve», asegura, a la vez que añade que «es una inversión de cierta envergadura, y que desde el primer momento se les ha escuchado y entendido».