Roban en un domicilio y lo intentan en uno de los estancos

Cuartel de la Guardia Civil de Campanario. /
Cuartel de la Guardia Civil de Campanario.

Los vecinos demandan una mayor vigilancia policial ya que dicen sentirse inseguros

SOLEDAD GÓMEZ

Campanario ha vuelto a ser objeto de los cacos en los últimos días, un hecho que mantiene en alerta a la población. Según ha confirmado la Guardia Civil, un individuo entró en una casa del municipio a plena luz del día cuando uno de sus habitantes se encontraba en el patio, sin percatarse de lo que estaba ocurriendo. Al parecer, la puerta de la calle se encontraba cerrada, aunque sin echar llave o cerrojo, por lo que podía abrirse fácilmente desde el exterior.

Fue en el momento en el que el dueño de la casa se disponía a ir hacia la calle cuando vio como un hombre salía a la carrera de una de las habitaciones de la casa. Los propietarios han denunciado el robo de unos 500 euros en metálico que había en un bolso en el cuarto y de una pulsera de oro.

Varios vecinos de la misma calle aseguraron haberse topado con el autor del hurto momentos antes de los hechos «aunque, en principio no levantó su sospecha», ha asegurado alguno de ellos.

No es el único caso de este tipo que se produce en Campanario durante este verano. Como ya contó HOY Campanario, varios vecinos han robos en el interior de sus casas al tener la puerta abierta de la calle abierta, por lo que desde la Policía Local se insta a echar la llave o el cerrojo aunque los moradores estén en su interior.

TENTATIVA

Por otro lado, el pasado lunes alrededor de las cuatro de la madrugada, cuatro individuos encapuchados y con guantes han intentado entrar en uno de los estancos de la localidad, según ha confirmado la Guardia Civil de Extremadura.

Una acción de la que desistieron y salieron huyendo en un vehículo cuando, al parecer, fueron sorprendidos por los propietarios del establecimiento que se asomaron a la calle al escuchar ruidos poco frecuentes.

Según han relatado los afectados, los ladrones habían arrancado la cerradura de la reja del acceso al estanco y estaban intentando hacer lo mismo con la puerta, cuando fueron sorprendidos in fraganti.

En ese momento, los dueños del establecimiento comercial se pusieron en contacto la Guardia Civil para denunciar el hecho, «aunque tardaron en llegar cerca de media hora, ya que vinieron los agentes del cuartel de Quintana de la Serena», aseguran. Poco antes, llegó el agente de la Policía Local que se encontraba de servicio, cuentan, «y unas dos horas después, sobre las seis de la madrugada» miembros del cuartel de Campanario.

Según ha confirmado la Guardia Civil ambos hechos delictivos no están relacionados, aunque se hayan producido próximos en el tiempo. Lo que sí ha informado es que en los dos casos sigue abierta la investigación para identificar a los autores, aunque no se han producido detenciones por el momento.

Sin embargo, los afectados, así como parte de los vecinos, demandan una mayor vigilancia policial por las calles del casco urbano y un aumento en el número de efectivos de las fuerzas de seguridad «ya que nos sentimos inseguros en el pueblo», cuenta una de las afectadas.

Recordamos que el ayuntamiento de Campanario tiene abierto un proceso de oposición para cubrir dos plazas de Policía Local.