Borrar
Personajes ilustres: 'El Padre Cantero, el presbítero y catequista que ayudó a mejorar varias parroquias'

Personajes ilustres: 'El Padre Cantero, el presbítero y catequista que ayudó a mejorar varias parroquias'

PERSONAJES ILUSTRES ·

Examinador sinodal del Arzobispado de Toledo, quizás el personaje ilustre menos conocido de Campanario, pero dejó una gran huella

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Miércoles, 5 de junio 2024, 02:34

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

HOY Campanario centra la octava entrega de su sección 'Personajes ilustres' de la historia de la localidad en Don José Ortiz Cantero, más conocido por el Padre Cantero.

Este presbítero y catequista, nacido en Campanario un 1 de enero de 1655, acabaría convirtiéndose en examinador sinodal del Arzobispado de Toledo.

Como señala Bartolomé Díaz Díaz en un artículo escrito sobre este sacerdote, tal vez sea el menos conocido de los personajes ilustres campanarienses, eso sí, la calle que lleva su nombre muestra la gran huella que dejó durante su vida.

Hijo de José Ortiz e Inés Gómez, fue ordenado sacerdote en Toledo, comenzando su ejercicio en la parroquia de San Juan Bautista de Cabanillas de la Sierra, para continuar en la de San Bartolomé en Navafuente. Tras ello, se trasladó a la parroquia de Valdeconcha, y después a la de Carmena, parroquia de Nuestra Señora de la Asunción.

En el año 1696 tomó posesión del curato de Colmenar Viejo, donde fallecería en 1712.

Bajo su curato, se llevaron a cabo varias mejoras en la parroquia, como el pórtico de madera que apoya sobre tres columnas, el compás de la iglesia y lonja de piedra con rejas. En 1698 promovió la construcción del cuerpo correspondiente a la cabecera en la Ermita de la Soledad, y un año más tarde se levantó el pórtico de dos columnas a los pies, y en 1701 cambió la techumbre por el cielo raso actual.

En la ermita Nuestra Señora del Socorro mejoró el pórtico que cobija la puerta de acceso, y en la ermita Nuestra Señora de los remedios construyó la sacristía.

Además, en los distintos pueblos ejerció para numerosas personas como sacerdote, tanto criados, como pajes, amigos, deudos y parientes.

Su sobrina, doña Alfonsa de San José, fue religiosa en el convento de la Encarnación en Campanario, y él mismo se mostró gran devoto de San José, en cuyo honor fundó numerosas memorias.

De hecho, en su obra de tres libros titulado 'Directorio Catequístico', el tomo primero está dedicado a San José; el segundo a la ilustración del cristiano en la fe; y el tercero a la práctica de concursos y de curas, dividido a su vez en tres libros también.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios