Borrar
Personajes ilustres: Bartolomé José Gallardo, padre de la bibliofilia moderna

Personajes ilustres: Bartolomé José Gallardo, padre de la bibliofilia moderna

HISTORIA ·

De ideología liberal y progresista, fue uno de los grandes bibliógrafos de la historia de España

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 26 de diciembre 2023, 20:41

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

HOY Campanario continúa con su nueva sección 'Personajes ilustres', en la que pone en valor los grandes vecinos con los que ha contado la localidad a lo largo de su historia.

En esta tercera entrega, el homenaje es para Bartolomé José Gallardo, considerado en la actualidad como el padre de la bibliofilia moderna, gracias a su manera de trabajar y recopilar todo tipo de documentos impresos.

Erudito, político, gramático, filósofo, defensor de las ideas liberales… y uno de los grandes bibliógrafos de la historia de España.

Fueron amplios sus conocimientos teóricos de historiagrafía literaria y bibliografía, llegando a redactar unas 140.000 papeletas, según algunos historiadores, cuya información estaba destinada a la publicación de libros que nunca llegaron a ver la luz.

Aportación actual

En la actualidad, su mayor aportación a los estudios bibliográficos españoles es su Ensayo de una Biblioteca española de libros raros y curiosos, obra que se comenzó a publicar en 1863 con los materiales que Gallardo dejó a su muerte y que fueron ordenados por J. Sancho Rayón y M. R. Zarco del Valle.

Nació en Campanario el 13 de agosto de 1776. Perteneciente a una familia situada por debajo de la media local en recursos y bienes, se marchó en 1791 a la Universidad de Salamanca, donde estudio Ciencia y Medicina, aunque no lo acabó. Fue protegido por Juan María de Herrera, bibliotecario de la universidad, y por el obispo Tavira, quien obtuvo para él un puesto de oficial en la Contaduría de Propios.

Interesado en las innovaciones y avances médicos, tradujo al castellano la obra francesa 'Arte de conservar la salud y prolongar la vida, o Tratado de Higiene'. Temas que propiciaron que entrara en contacto con sociedades francesas de medicina y completara de este modo sus estudios.

Exilio

Su conocimiento de la lengua francesa le permitió obtener un puesto por oposición de catedrático de Lengua Francesa en Madrid, donde se instaló y se acercó al mundo literario, entablando relación con libreros e impresores de la época. Además, intensificó en esta etapa su vinculación con el mundo de las letras, especialmente el de la literatura y la historiografía literaria castellana.

La desamortización de los bienes eclesiásticos y la guerra antinapoleónica marcaron su vida, e influyeron tanto en su ideología como en su obra literaria, combatiendo con sus letras las posturas radicales del absolutismo.

Esa ideología liberal y progresista le llevó hasta Cádiz, donde le nombraron en el año 1811 bibliotecario de las Cortes, y formó una biblioteca de más de 10.000 libros. Su obra más conocida, 'Diccionario crítico-burlesco' del que se titula 'Diccionario razonado manual', publicada en 1912, es una crítica a la sociedad y a la iglesia de su tiempo, abogando por la libertad de expresión y los principios liberales. Esto le propició una condena de la Iglesia y su exilio a Inglaterra hasta 1820.

Premio de investigación

En su regreso a España, se presentó como diputado de Badajoz, generando polémicas que, aunado a sus críticas plasmadas en artículos y entregas, le generó numerosos enemigos. Murió en Alcoy (Alicante) el 14 de septiembre en 1852.

En su honor, Campanario creó el Premio de Investigación Bibliográfica, que este año cumple su XXVI aniversario, y que cada edición recibe trabajos procedentes de distintos puntos del país.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios