Grupo de bañistas madrileñas en la Playa de Campanario. / SOL GÓMEZ

Un grupo de madrileñas son las primeras bañistas de la Bandera Azul

No ha sido casualidad que hayan elegido este enclave que dista más de 300 kilómetros de su residencia, para darse un chapuzón.

Soledad Gómez
SOLEDAD GÓMEZ

Los encantos de la Playa de Campanario son evidentes, y más desde que desde hoy ondea en ella la ansiada Bandera Azul. Un distintivo que va a servir de reclamo turístico, puesto que es sinómino de calidad y seguridad.

Conscientes de ello, son varios los que ya esta mañana se han acercado hasta la Playa para disfrutar del caluroso día. Sin embargo, tras el izado de la Bandera, solo unos minutos después, ha sido un grupo de jóvenes madrileñas las que han estrenado la temporada oficial de baño.

No ha sido casualidad que hayan elegido este enclave que dista más de 300 kilómetros de su residencia, para darse un chapuzón.

«Anoche venimos a Mérida al concierto de Camilo y hemos decidido quedarnos hoy por la zona», aseguraba una de ellas mientras extendía la toalla. Y en Extremadura, nada mejor que elegir una zona de baño para sofocar los más de 40 grados de este día. «Hemos buscado en internet un sitio que estuviera bien para bañarnos, relajarnos y comer, y nos ha aparecido la Playa de Campanario», añade otra de ellas.

Un lugar, han dicho, que sin duda recomendarán «y al que esperamos venir en más ocasiones. Nos lo apuntamos», han concluido.