«Mis padres no se esperaban que me fuera al Seminario»

Juan María, durante una misa de los emigrantes en la ermita presidida por la Virgen de Piedraescrita. /F. H.
Juan María, durante una misa de los emigrantes en la ermita presidida por la Virgen de Piedraescrita. / F. H.

El campanariense Juan María Ayuso es, a sus 36 años, uno de los cinco seminaristas que estudian en el Seminario Mayor de San Atón en Badajoz

Fran Horrillo
FRAN HORRILLO

Juan María Ayuso Carmona es un joven campanariense de 36 años y, en la actualidad, es uno de los pocos seminaristas de la provincia. Terminó el bachillerato en Humanidades en el IES Bartolomé José Gallardo de Campanario en el año 2001 y actualmente está en el tercer curso de los estudios de Teología en el Seminario de San Atón en Badajoz.

Anteriormente tuvo varios trabajos, pues fue dependiente, trabajó en una quesería, encargado de un almacén y monitor de un autobús escolar. Al tiempo, que estuvo colaborando en las tareas de la sacristía de la parroquia de la Asunción de Campanario.

Además, en esta legislatura llegó a tomar posesión del acta de concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Campanario, pero el 31 de marzo de 2016 presentó su dimisión aduciendo «motivos personales».

--¿Cómo y cuándo sintió la llamada de Dios? ¿Es algo que venía madurando desde la niñez o la vocación ya le vino tardía?

--Se puede decir que realmente la sentí desde que me confirmé en el año 2010, de adulto. A partir de entonces es cuando más me involucré en la Parroquia, colaborando en diversas actividades y programas de formación. A partir de entonces se fue desarrollando mi inquietud hacia esta llamada que tardé en madurar unos años, hasta que decidí dar el paso para ingresar en el seminario.

--Supongo que su contacto con la Iglesia desde pequeño tuvo algo que ver…

--Desde luego que sí. El contacto con la Iglesia se lo debo a la educación de mis padres, catequistas, amigos… Porque considero importante que desde pequeño te inculquen que la misa es un deber del cristiano; aunque tengo que señalar que durante la adolescencia me encontré un poco apartado.

--¿Cuál fue la reacción de su familia y amigos cuando les dijiste que te ibas al seminario a estudiar para ser sacerdote?

--Para mis padres fue una sorpresa, no se lo esperaban… En cambio mis hermanos y demás familia yo creo que lo veían venir. Pero toda mi familia está feliz de que yo me encuentre en este camino.

--¿Alguien fue determinante en su vida para ayudarle a dar el paso de irse a estudiar Teología? ¿Le marcó algún cura de los que conoció?

--Sí, hubo personas que fueron importantes en esta decisión. La primera de ellas el párroco de Campanario, don Luis Ramírez. La segunda la visita de un seminarista en Campanario durante una Semana Santa, que me animó mucho más. En tercer lugar me marcó la experiencia de la JMJ en Cracovia en 2016 que me ayudó mucho en esta decisión. De los curas que he conocido y que han pasado por la Parroquia de Campanario con el que he tenido más trato y con el que he colaborado en muchas ocasiones es el actual párroco.

--¿Cómo es la vida en el seminario de Badajoz?

--Se puede decir que es una vida normal, tranquila, organizada y que te va formando para ayudarte a crecer como persona. En un día corriente solemos tener la Eucaristía por la mañana y las clases. Después la comida y, por la tarde, estudio, deporte o paseo y oración. Por la noche la cena y después descanso.

--¿Qué tipo de formación reciben allí? ¿Cuánto tiempo tienen que estar antes de ordenarse sacerdote?

--Recibimos formación académica, pastoral espiritual y personal. Tenemos nuestros profesores, nuestro formador que nos ayuda a crecer como persona y también tenemos nuestro director espiritual que nos ayuda en nuestros temas espirituales. Pastoralmente salimos a conocer otras realidades de parroquias en distintos sitios y a convivir con los sacerdotes.

Llevo tres años y aún quedan otros tres para terminar el curso. Los estudios teológicos son seis años. Los dos primeros de filosofía y los cuatro restantes de Teología.

--¿Están muchos en el seminario? ¿Qué perfil tienen sus compañeros?

--Pues no nos encontramos muchos. En el Seminario Mayor estamos cinco, uno de los cuales ya es diácono, y en el Seminario Menor se encuentran 14 niños entre los 12 y 18 años.

Todos mis compañeros son menores que yo, cada uno tiene su carácter y personalidad, pero nos llevamos bien y vivimos bien la comunidad.

--¿Cuál cree que es la razón de que la Iglesia atraiga cada vez menos a los jóvenes y que también haya menos vocaciones?

--¡Ya me gustaría saberlo a mi también! jajaja… Creo que la Iglesia tiene muchas actividades para los jóvenes, como encuentros, campamentos, formación… Se esfuerza por trabajar con ellos, pero la fe que vivimos en la sociedad, y que los jóvenes acaban aprendiendo, es más de tradición y de costumbres que una auténtica fe con adhesión a Jesucristo. Pienso que si se viviera una verdadera fe, los jóvenes podrían escuchar la llamada y disponerse a seguir a Jesucristo.

--De todos modos, Campanario es un pueblo donde hay muchos católicos practicantes que suelen llenar la Iglesia durante las misas, ¿no es así?

Sí, es cierto. Se puede decir que Campanario es un pueblo privilegiado en ese aspecto. Las misas de los fines de semana tienen bastante afluencia de feligreses y me gustaría que todos ellos pudieran llegar a vivir una verdadera fe que tenga como referente a Cristo.

--Además, aquí la fe a la virgen de Piedraescrita mueve montañas…

¡Cierto! La devoción a la Virgen es lo que une a los campanarienses. De hecho el mes que está nuestra Patrona en la Parroquia se puede ver la gente que entra y sale de ella a todas horas. Campanario está muy unido a ella.

--¿Algún destino especial desearía una vez que se ordene de sacerdote?

--Pues la verdad que todavía no lo he pensado. Yo no tengo nada en mente. Lo que determine el Obispo el día que me ordene estará bien, porque siendo feliz con lo que se hace da igual estar en un lugar que en otro.

--Empezó una andadura política en el 2015 y al final decidió dimitir como concejal, ¿le decepcionó la política?

--Fui concejal durante un tiempo. Me llevé militando en un partido político varios años y en las últimas elecciones me ofrecieron ir en la candidatura para salir de concejal. No me decepcionó la política y durante el tiempo que estuve me encontré a gusto, pero tuve que dimitir y dejar la política cuando maduré y tomé en serio mi proceso vocacional.

 

Fotos

Vídeos