Gaspar Trenado, el día de su elección como presidente de la Federación Provincial de Peñas Flamencas / DIP. BDJZ

Gaspar Trenado: «Uno de mis grandes retos es poner en valor el flamenco extremeño»

El campanariense de 26 años ha sido elegido recientemente presidente de la Federación Provincial de Peñas Flamencas de Badajoz y es, además, presidente de la peña local Duende y Pureza-Pepe 'El Molinero'

Celia García
CELIA GARCÍA

El campanariense de 26 años Gaspar Trenado del Puerto, presidente de la peña Duende y Pureza-Pepe 'El Molinero' en su localidad, ha sido elegido nuevo presidente de la Federación Provincial de Peñas Flamencas de Badajoz en la asamblea extraordinaria celebrada el pasado 28 de octubre en la Diputación de Badajoz, un relevo generacional en toda regla.

- ¿Qué significa para usted haber resultado elegido nuevo presidente de la Federación Provincial de Peñas Flamencas de Badajoz?

-Es una gran satisfacción estar al mando de la Federación de Peñas, pero a la vez supone una gran responsabilidad para mí. Es un reto que afronto con mucha ilusión y con la seguridad de que estaré rodeado de magníficas personas con las que trabajaré codo con codo por el bien del flamenco provincial.

- ¿Lo esperaba?

-Jamás me lo hubiese imaginado, pero sí es cierto que desde que José Merino, antiguo presidente, comunicase su dimisión, fueron varias las personas que me animaron a afrontar este cargo, incluido el propio José, dada mi edad y la importancia a nivel regional que tiene nuestra Peña flamenca.

- ¿Qué objetivos tiene su equipo en este nuevo proyecto?

- Para mí y las personas que me acompañaran en esta aventura es un mundo por descubrir, por lo que trataremos de seguir los consejos de los más experimentados en este ámbito, y trabajaremos con mucha ilusión por las peñas en particular, y el flamenco de la provincia en general. Ese es nuestro mayor objetivo, seguir luchando por el flamenco y continuar con la gran labor que han realizado José Merino y su equipo durante su mandato.

- Además, tomando el testigo de José Merino Nogales, supone un relevo generacional. ¿Considera importantes los relevos generacionales? Tanto a nivel general en la vida, como a nivel particular en el mundo del flamenco.

- Los relevos generacionales más que importantes son necesarios en todos los ámbitos de nuestra vida y, en concreto, en el flamenco. Desgraciadamente las peñas a día de hoy corren un gran peligro a corto/medio plazo debido a este tema. Por nuestra parte, los jóvenes debemos seguir trabajando por lo que los flamencos 'viejos' han luchado durante tanto tiempo. Gracias a ellos, el flamenco es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, y por este y tantos otros motivos debemos seguir bebiendo de esa fuente que nos han brindado, pero a su vez estamos 'obligados' a dar un paso al frente y tomar las riendas del futuro de este valioso arte.

- ¿Qué figuras consolidadas, es decir, de la vieja escuela, en el mundo del flamenco son para usted un referente?

- Siempre he dicho en todas y cada una de las entrevistas y conversaciones que he tenido sobre este tema que es muy complicado nombrar sólo algunos artistas, ya que en mi opinión todos ellos han dejado su firma en la historia del flamenco. Me considero un gran aficionado de todos los estilos y sus tres modalidades más influyentes: cante, toque y baile. En nuestra tierra, podemos presumir de grandes artistas a lo largo de la historia, pero como buen campanariense quiero hacer mención del cantaor que lleva por nombre nuestra Peña: José Gallardo Ponce, conocido como Pepe 'El Molinero'. Cantaor de los años 30 de voz fina, dulce y limpia que fue especialista en los cantes 'de ida y vuelta' y los cantes de levante, además de creador de la más que conocida Taranta que lleva su nombre.

- ¿Y qué nuevas figuras, de esas que toman el relevo generacional, considera que tienen un gran futuro?

- El flamenco extremeño pasa por un gran momento de forma. Contamos con un buen número de artistas que se están haciendo hueco en festivales de gran importancia a nivel nacional. Además, podemos presumir a día de hoy de tres artistas en la provincia de Badajoz que cuentan en su palmarés con 'La lámpara Minera', uno de los máximos galardones en el mundo del flamenco. El cantaor Miguel de Tena (2006) y las cantaoras Celia Romero (2011) y Esther Merino (2022), última ganadora de este prestigioso Premio a nivel Nacional.

- Presidente de la peña flamenca Duende y Pureza Pepe 'El Molinero' en Campanario desde el pasado mes de febrero. ¿Cómo han transcurrido estos meses?

-Ha sido un periodo de vuelta a la normalidad. Hemos podido celebrar nuestros festivales de abril y agosto con bastante éxito, además de la tradicional caldereta para los socios. También tenemos en mente ciertos proyectos que queremos llevar a cabo a corto plazo para fomentar así la actividad de nuestra Peña flamenca.

- ¿Cree que ahora, como presidente de la Federación, podrá dar un empujoncito más a las actividades flamencas de la localidad?

-Mi intención desde que acepté el cargo en la federación es tratar a todas las peñas por igual, sin preferencias, para que todos podamos tener las mismas posibilidades. Nosotros, a nivel de Peña particularmente, seguiremos trabajando en la misma línea que todos estos años, realizando nuestros festivales y eventos por cuenta propia y con ayuda del Ayuntamiento de Campanario. Seremos una Peña más dentro de la federación con los mismas obligaciones y privilegios que el resto, contando siempre con el apoyo de la Diputación de Badajoz que tanto apoya el flamenco.

- ¿Cómo es eso de compaginar la vida personal y laboral con los cargos que afronta dentro del flamenco?

-Es complicado. Mi trabajo me obliga a estar fuera de casa la mayoría de mi tiempo, pero por suerte tengo a mi alrededor una junta directiva en mi peña que me hace mucho más fácil el trabajo. Algo que, no tengo dudas, será igual en cuanto a la Federación Provincial de Peñas. Pero, sobre todo, esto es posible gracias a mi familia y amigos, en especial a mi pareja, Verónica, que es la que me soporta (que no es poco), y es mi principal apoyo en todas las decisiones que tomo. Sin ella no sería posible afrontar estos retos.

- ¿Cuánto tiempo lleva en el mundo del flamenco? ¿Cómo se le despertó el gusanillo? O mejor dicho ¿el duende?

-Mi afición por el flamenco me viene desde bien pequeño. Con tan sólo 9 años ya me subía al tablao de mi Peña a cantar en diferentes celebraciones, es algo que siempre he llevado dentro de mí. Ahora con tanto cargo (risas) veo más los toros desde la barrera, pero siempre estoy y estaré dispuesto a subirme al escenario y trasmitir mi cante al público.

- El flamenco está muy presente en Campanario, de una forma que no se da en otros lugares de Extremadura, aunque seamos primos hermanos de Andalucía. ¿Por qué cree que hay ese sentimiento en este pueblo?

-Creo que el principal motivo es que Campanario siempre ha sido un pueblo de tratantes de ganado, que iban por aquellas tierras ganándose la vida, de ahí la vinculación con Andalucía y su flamenco. Pero tengo que decir que Campanario, y Extremadura en general, es una tierra de buen flamenco y afición, con su identidad y su manera de sentir el flamenco. Debemos valorar más a nuestros artistas y a nuestra tierra en todos los sentidos, porque el flamenco extremeño no tiene nada que envidiar al andaluz, ni Extremadura tiene nada que envidiar a Andalucía. Está en nuestras manos saber valorarnos y ese es uno de mis grandes retos como presidente de la federación de peñas de Badajoz.

- Por último, ¿qué les diría a todos los aficionados al flamenco?

- Pues que estén tranquilos, que en Extremadura, y en la provincia de Badajoz concretamente, hay flamenco para rato. Esa será nuestra lucha continua.