Ana Escudero recoge la Medalla de Extremadura para su madre, de manos de Isabel Manzano.

Ana Escudero recoge la Medalla de Extremadura en nombre de su madre, Josefita 'la comadrona'

Ha querido hacer extensivo el galardón a los profesionales de la sanidad, «a los de antes y a los que siguen en la lucha por el bien común».

Soledad Gómez
SOLEDAD GÓMEZ

Hoy es un día grande, muy grande para Campanario. Una de sus vecinas ha recibido la máxima distinción de la región, como es la Medalla de Extremadura. Los sobrados méritos de Josefa Gómez, como comadrona profesional, son por todos conocidos, y ahora reconocidos.

Durante el acto, celebrado en la sede de la Presidencia de la Junta de Extremadura, ha sido su hija Ana Escudero, sanitaria como ella, la encargada de recogerla en su nombre. La ha recibido de manos de Isabel Manzano, presidenta de la Asociación de Matronas de Extremadura.

Al acto también han acudido otros dos de sus cuatro hijos, José María y Goyo, ya que Javier no ha podido estar presente, como le hubiera gustado.

Pero Ana ha sabido transmitir la ilusión y el agradecimiento de su madre, que a sus 97 años no está en disposición de acudir a eventos de este tipo.

En primer lugar, ha recordado a su abuela, «que desde principios del siglo XX fue una de las primeras matronas tituladas y le inculcó a mi madre el amor por la profesión y el cariño por su pueblo que éste ahora le devuelve», ha dicho.

Asimismo, ha querido hacer extensivo el galardón a los profesionales de la sanidad, «a los de antes, que trabajaban con pocos medios, y a los de estos tiempos, que siguen en la lucha por el bien común».

Finalmente, la hija de la galardonada ha expresado el orgullo que es para su madre recibir la Medalla, pero también todas las felicitaciones de estos días, «muchos de ellos han recibido un cachete de sus manos para poder aspirar la primera bocanada de aire de su vida».