Dionisio Martín recibió el título de Hijo Adoptivo de Campanario. / HOY

Dionisio Martín: «Algunos de mis años más felices los he vivido en Campanario»

El historiador es hijo adoptivo de Campanario, donde ejerció como profesor durante doce años.

Soledad Gómez
SOLEDAD GÓMEZ

El profesor e historiador Dionisio Martín Nieto, hijo adoptivo de Campanario, y residente en Villanueva de la Serena, ha sido nombrado hace algunas semanas como académico correspondiente de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes (RAEX), junto a Tomás Calvo.

Nieto Martín ejerce la docencia en el instituto Puerta de la Serena, donde las felicitaciones tampoco se han hecho esperar, después de que la junta directiva de la Raex se reuniera en su sede del Palacio de Lorenzana en Trujillo, con motivo del Día de las Artes y las Letras de Extremadura.

Además, el historiador es hijo adoptivo de Campanario, población en la que ejerció como profesor durante más de una década. Se une así, con este nombramiento al de su hermano Serafín Martín Nieto, que también ingresó en la Real Academia en el año 2009.

Campanario

Dionisio Martín reconoce haber vivido algunos de sus años más felices y, sobre todo, más prolíficos en investigación, en Campanario. A este pueblo en la comarca de La Serena llegó en 1994 para ocupar su plaza como profesor de Historia en el IES Bartolomé José Gallardo, y se marchó en 2006, tras la petición de traslado a Villanueva de la Serena. Desde entonces, guarda una excelente relación con compañeros, amigos y antiguos alumnos, lo que hace que siga frecuentando la localidad.

Especial cariño tiene a Bartolomé Díaz, actual cronista oficial de Campanario, a quien conoció antes de que ostentara dicho título. «Bartolomé ha sido para mí como un padre, mi guía, porque con él comencé a investigar y a publicar liros, y por él me impliqué en la vida cultural de Campanario, perteneciendo desde entonces al Fondo Cultural Valeria», recuerda.

De esos años son trabajos como los que presenaron sobre la iglesia de La Coronada y sobre los Priores de Magacela. Pero una de las más importantes fue la enciclopedia «de envergadura», con cinco tomos, sobre las costumbres, tradiciones, habla, personajes, deportes, etc. sobre Campanaro. «Empezamos a hacerla en el año 2000 y la terminamos tres años después, implicando a más de 50 personas en su creación», asegura. Ese fue su proyecto estrella y del que se siente muy orgulloso «ya que también tuve la oportunidad de profundizar en la figura de algunas personalidades, como el Marqués de Vadillo, que vivió en Campanario y en Villanueva. «Fue una etapa muy provechosa y me sirvió para ser lo que hoy soy, aunque tras doce años necesitaba cambiar de aires y me marché, pero sigo vinculado a Campanario».

Por eso, no es de extrañar que tenga un bonito recuerdo de esos primeros años profesionales en Campanario, que es mutuo. Tras conocer su nombramiento como académico, las felicitaciones no se han hecho esperar, tanto directamente, como con comentarios de enhorabuena en las redes sociales.

Ahora, continúa ejerciendo la labor docente en el IES Pedro de Valdivia, que compagina con una intensa labor investigadora. Además de organizando acto por el centenario de la muerte de Antonio Nebrija, se encuentra sumergido en un trabajo sobre la Orden de Alcántara y otro sobre un pintor y fotógrafo villanovense, cuyo nombre no desvela, y en el que es coautor con otros dos compañeros de la Asociación Cultural Torres y Tapia.

Trayectoria

El nuevo miembro es licenciado en Geografía e Historia del Arte y en Filología Románica, y cuenta con una extensa labor investigadora. Sus publicaciones se centran en la historia y el patrimonio de los territorios de la Orden de Alcántara, especialmente en Extremadura, y en personajes extremeños o que vivieron en Extremadura, entre ellos numerosos villanovenses.

Dionisio Martín es fundador y presidente de la Federación de Asociaciones Culturales de La Siberia, La Serena y Vegas Altas (SISEVA), además de vicepresidente y fundador de la Asociación Cultural 'Torres y Tapia' de Villanueva de la Serena. También es socio de Honor del Fondo Cultural Valeria de Campanario, y socio de la Unión de Bibliófilos Extremeños.

Asimismo, en el año 2019, fue propuesto para recibir la Medalla de Extremadura por el ayuntamiento de Villanueva.