Once titular en el Campanario-Ilipense celebrado este domingo. / CFC

El Campanario espanta los fantasmas al vencer al Ilipense tras la sanción del primer partido

El resultado 1-0 en casa frente al equipo de Zalamea pone de manifiesto la fortaleza del club rojillo, que sumó 3 puntos a doce minutos del pitido final.

REDACCIÓN

El de ayer fue un partido importante para la Campanario. Y no solo porque volvía a jugar un derbi comarcal, en este caso contra el Ilipense Zalamea, sino porque lo hacía con la cabeza bien alta, tras confirmarse la sanción por alineacion indebida en el primer partido de liga contra el Moterrubio «y espantar los fantasmas».

Así lo dejó claro el club rojillo, ya que, al igual que en el primer partido, el equipo comenzó queriendo llevar la iniciativa del juego, como lo demostró durante la primera mitad del primer tiempo, donde varias internadas de Andoni levantaron los aplausos del público.

Llegado ese momento, una acción marcó el desarrollo del partido, roja directa a Miguel Pajuelo por revolverse contra un rival. Desde este momento hasta el final del primer tiempo, ambos equipos daban la sensación de no saber cómo gestionar la situación. No obstante, el Campa se reorganizó y mantuvo un buen nivel, que le llevó a generar alguna ocasión más antes del ecuador.

El descanso le vino bien al Campanario, quien tras realizar algunos cambios, se entonó y volvió a mostrar la buena cara del principio del partido, a pesar de estar con uno menos. Por su parte, el Ilipense, lanzaba contragolpes que apenas llevaban con peligro.

El momento cumbre llegó en torno al minuto 78 con el gol de la victoria, obra de Sani, que recogió el rebote de una buena falta lanzada por Barquero, que chocó con el larguero y cayó en los pies del delantero rojillo.

Tras este momento, el equipo visitante se vio con la necesidad de subir, con más corazón que fútbol. Sin embargo, tuvieron cerca el empate en un lanzamiento que se le escapó a Borrajo, y el delantero estrelló con el portero de nuevo.

El Campa, con el marcador a favor, se defefendió con la posesión del balón, encadenando algunos contragolpes que no fueron capaces de culminar.

Con el marcador de 1-0 se llegó el final del partido, muy celebrado por la plantilla local, que tras el jarro de agua fría de la jornada anterior consiguió sumar 3 puntos en su casillero.