El Campanario celebra en el vestuario la victoria ante el Ilipense y la subida a la segunda posición de la tabla / CFC

El Campa sube al puesto de plata tras una difícil victoria ante el Ilipense

Un partido con goles con Abel y Moi como protagonistas del Campanario y con Santi y Cristian por Zalamea

FERNANDO MANZANO Y CELIA GARCÍA

El CF Campanario ya ocupa el puesto de plata de la clasificación tras una difícil victoria fuera de casa ante el CD Ilipense-Zalamea Surocer por 2-3.

Una victoria que puede que no pareciese complicada a priori, teniendo en cuenta que los ilipenses van los últimos de grupo. Pero en estas ocasiones es cuando hay mayor carga de dinamita, y dicen que quien no tiene nada que perder lo arriesga todo, y eso es lo que hizo el equipo local en la segunda parte de partido.

Comenzó la primera parte con alguna duda por parte de ambos equipos. Rápidamente, el Campanario encarrilaba el partido con 2 goles, uno obra de Abel nada más transcurrir siete minutos, y otro por parte de Javier Paredes en propia puerta en el minuto 11. Tras ello, el equipo visitante fue el que dominó el juego, encadenando numerosas ocasiones y llegadas de gol, pero sin conseguir concretar ninguna de ellas dentro de la portería, algo que luego les pudo pasar factura.

2ª parte diferente

Tras el descanso, el partido fue cambiando por momentos. El Campanario siguió teniendo algunas ocasiones para aumentar el resultado, mientras que el Zalamea comenzó a ganar los duelos y fue creciendo en el partido, lo que se materializó en el 1-2 por parte de Santi en el 61 de partido.

El equipo local comenzaba a apretar y a buscar el empate con insistencia, pero el Campanario pudo respirar en el 1-3 con un penalti transformado por Moi en el 84.

Poco le duró el respiro a los visitantes, cuando el Zalamea conseguía reducir diferencias de nuevo con el 2-3 de Cristian tan sólo cuatro minutos después, convirtiéndose en el mejor jugador de su equipo en este encuentro.

Un resultado que puso contra las cuerdas a los de Fidel Caballero, quienes consiguieron aguantar el marcador en los minutos de descuento, aunque no sin esfuerzo. Jhoan y Duvan tuvieron gran parte del mérito, pues supieron sostener a su equipo en todo momento.

Sensaciones

De este modo, a pesar de no haber vencido, los ilipenses tuvieron un chute de adrenalina, demostrando que pueden.

Los campanarienses, por su parte, salieron del campo con una sensación 'rara', tanto jugadores como cuerpo técnico y afición. Una victoria que sabía más a empate que a los tres puntos que sumaron y que les han permitido adelantar en la tabla al Castuera y arrebatarle la segunda posición, con 20 puntos, aunque seguidos muy de cerca por ellos con 19.

La próxima jornada los rojos reciben en casa al Valdehornillos, que ocupa el antepenúltimo. Aunque este último encuentro ha sido claro reflejo de que la posición en la tabla no escribe nada de antemano.

Reportaje fotográfico Ilipense - Campanario