Cientos de vecinos asisten a la Misa del Emigrante en la ermita de Piedraescrita

La patrona presidió la ceremonia en el exterior de la ermita. /S. GÓMEZ
La patrona presidió la ceremonia en el exterior de la ermita. / S. GÓMEZ

La ceremonia, celebrada en el exterior del templo, sirvió de homenaje a quienes regresan estos días a Campanario

Soledad Gomez
SOLEDAD GOMEZ

Son muchos los campanarienses que, por uno u otro motivo, no viven en el pueblo. La mayoría salieron de sus casas hace varias décadas en busca de un futuro más prometedor. Sin embargo, y a pesar de llevar muchos años viviendo en otros puntos de la geografía nacional, como Madrid, Cataluña o País Vasco, entre otros, no olvidan dónde están sus raíces. Por eso, siempre que pueden vuelven a ellas.

Este mes Campanario se llena de emigrantes que retornan para pasar unos días con los familiares y amigos. Siempre son bien bienvenidos, y prueba de ello es la celebración litúrgica que cada año, desde hace más de veinte, se celebra en las inmediaciones de la ermita de la Virgen de Piedraescrita.

Ha sido este lunes cuando cientos de campanarienses se dieron cita en este lugar sacro para rendir un homenaje a los emigrantes con la tradicional 'Misa del Emigrante', organizada por la Hermandad de Nuestra Señora de Piedraescrita.

Al caer la tarde, los alrededores del recinto del templo se fueron llenando de coches, cuyos ocupantes estaban ansiosos por ir a tocar el manto de la patrona, rezarle y hacerse una fotografía para el recuerdo antes de comenzar la misa en el exterior.

BARRIO HOSPITAL

Cada año, la liturgia es cantada por un grupo de vecinos de un barrio del pueblo, siendo en esta ocasión el coro del Barrio Hospital el encargado de poner música y letra a la ceremonia. Cerca de una veintena de integrantes, amenizaron la multitudinaria misa, presidida por la patrona local. No faltaron las lecturas y plegarias, ni las canciones populares improvisadas por alguno de los presentes.

Entre los asistentes, campanarienses de todas las edades, ya que también los más pequeños han interiorizado desde la más temprana edad el fervor que en la comarca se le profesa a 'La Barranquera'.

Tras el acto litúrgico, tuvo lugar una procesión con la patrona de La Serena por los alrededores de su santuario entra vivas, donde los presentes agitaron al aire pañuelos de color blanco, antes de ser introducida de nuevo en la ermita.

La jornada dejó un buen sabor de boca a los asistentes, finalizando con la invitación a la tradicional sangría, y con deseos de poder volver a ver pronto a su Virgen de Piedraescrita, a quien tienen muy presente allá donde estén.