Imagen del primer número de HOYCampanario, en febrero de 2012. / HOY

Hoy Campanario cumple una década siendo «el periódico del pueblo»

Lo más importante es que cada una de las noticias y reportajes han sido escritas con la tinta y la palabra de sus vecinos, sus asociaciones, sus colectivos, sus empresas o sus instituciones.

Soledad Gómez
SOLEDAD GÓMEZ

Fue durante el mes de febrero de 2012 cuando Campanario se despertó con un nuevo medio de comunicación. Hace ya diez años desde que estas hojas de papel empezaron a escribir el día a día de un pueblo, que desde el comienzo acogió con los brazos abiertos. En muy poco tiempo pasó a ser «el periódico del pueblo», a sentirlo como algo propio y del que pueden decir que son protagonistas.

Hoy Campanario pone en sus manos este mes su edición número 120 en la que, a pesar de haber pasado por él una década, se encuentra en plena forma y conserva esos mismos principios con los que nació. No son otros que informar a sus vecinos de todo lo que acontece en los treinta días anteriores y hacerles partícipes de su contenido.

No ha sido tarea fácil, especialmente al inicio. Lo sabe bien Fran Horrillo, de cuya mano dio los primeros pasos este proyecto, siendo él quien escribió los primeros renglones de esta bonita historia a lo largo de muchos años.

Pero pasado un tiempo, ganarse la confianza de los campanarienses tampoco requirió demasiado esfuerzo, ya que siempre se han mostrado abiertos a la colaboración y han depositado su confianza en estas páginas. Son diez años en los que ha habido buenas y malas noticias, con acontecimientos de todo tipo, y juntos estamos logrando afrontar, también informativamente, una pandemia mundial.

Confianza

Pero lo más importante es que cada una de las noticias y reportajes que en él aparecen han sido escritas con la tinta y la palabra de sus vecinos, sus asociaciones, sus colectivos, sus empresas o sus instituciones. Eso ha hecho que den a estas páginas la confianza necesaria para entrar en sus casas y sentarse incluso a la mesa camilla para disfrutarlas. Y también en sus negocios para hacer que sus clientes les sientan más cerca gracias al escaparate empresarial que supone.

Pero, sobre todo, sabemos que en este tiempo ha sabido hacerse un hueco en el corazón de quienes tuvieron que marchar de su tierra. Para ellos, entrar a diario en su versión digital es estar un poco más cerca de los suyos. Y cuando vuelven en vacaciones, es de obligado cumplimiento ir a la Universidad Popular para recopilar ejemplares y meterlos en la maleta para llevarse un pedacito del pueblo. Y es así como mes a mes, Hoy Campanario ha echado raíces durante diez años, para formar ya parte de la historia de un gran pueblo.