Más de 250 caballerías y gran ambiente en la ermita y en el camino

Francisco de Tena, que ganó el premio al mejor caballista, a su paso por la plaza ayer. /FRAN H.
Francisco de Tena, que ganó el premio al mejor caballista, a su paso por la plaza ayer. / FRAN H.

Los premios a los mejores caballistas fueron para Francisco de Tena y Candela García, tanto en adulto como en infantil respectivamente

Tras una Semana Santa en la que la lluvia fue la protagonista, impidiendo que varias procesiones no se llevaran a cabo con normalidad, en el Lunes de Pascua el sol reinó y ayudó al lucimiento de la fiesta grande de Campanario.

Se puede comprobar que cada año participan más caballerías y carros. Esta vez, como indicaron los presentadores, se dieron cita a su paso por la plaza más de 250 caballerías. Muchos de ellos, iban vestidos de gala para la ocasión, con traje corto, mientras que otros se lucieron haciendo filigranas sobre sus monturas, levantando los aplausos del público. Y es que no hay que olvidar que en Campanario hay mucha afición a los caballos.

Las caballerías desfilaron tras las carrozas. En este caso, los más pequeños abrieron la comitiva montados en carros o en burritos luciendo las típicas caídas.

Por su parte, el jurado determinó que el premio a la mejor pareja con traje regional extremeño y caballería engalanada con ´caídas', de 300 euros, fuera para Balbi y Rafa, que además fueron secundados por su familia, todos vestidos de extremeños.

En cuanto al premio al mejor caballista individual adulto, los 100 euros fueron para Francisco de Tena, mientras que los 50 euros como mejor caballista individual infantil fue para Candela García.

Por su parte, todos los jinetes con traje regional extremeño y en caballería engalanada con caídas, tanto infantil como adulto, así como las parejas infantiles, recibieron sus premios.

Un año más llamó la atención la gran cantidad de personas que, tras el desfile, optaron por hacer el camino, en vez de irse a los alrededores de la ermita como marca la tradición. El camino estaba abarrotado de coches y furgonetas, en torno a los cuales las pandillas de amigos montaron sus chiringuitos particulares para beber, comer y compartir vivencias con sus amistades y familiares.

La moda del camino cobra cada año más fuerza y hace que se resienta la presencia de gente en los alrededores de la ermita, a donde muchos romeros que optan por el camino llegan ya a media tarde e, incluso, cerca del anochecer.

Una ermita en cuyos alrededores se celebró al mediodía, en torno a la una, la procesión de la Virgen de Piedraescrita, que volvió a ser multitudinaria. Luego, 'La Barranquera' volvió a su santuario y allí recibió miles de visitas durante toda la jornada, de fieles que le brindaron un ruego, una oración, una canción y simplemente se acercaron a besarle el manto.

PINCHANDO EN ESTE ENLACE puedes ver las sevillanas que le dedicaron ayer a la Virgen.