Antonio Fernández muestra el lucio con el que ganó el concurso de pesca. / AC

Antonio Fernández no sale de su asombro, tras pescar un lucio de 5,4 kilos

Tardó varios minutos en sacar el ejemplar del agua que se encontraba a tan solo dos o tres metros de la orilla.

Soledad Gómez
SOLEDAD GÓMEZ

Antonio Fernández Gálvez todavía no sale de su asombro. Después de llevar toda la vida pescando en diferentes pantanos, nunca antes había tenido prendido de su caña un ejemplar de lucio como el pescado hace unos días. Fue durante el 'V Concurso de Pesca de Lucio Campanario', organizado por la Sociedad de Pescadores Deportiva 'La Barranquera' en colaboración con el Ayuntamiento.

Los 30 participantes llegaron a primera hora de la mañana a la zona de la Playa de Campanario en el Pantano de Orellana. Se repartieron a lo largo de la orilla y lanzaron sus cañas. Pero Antonio no iba solo, ya que habitualmente le acompañan en esta afición su hermano, sobrinos y cuñados. Sin embargo, eran ya las diez de la mañana y la cosa estaba muy tranquila. Ninguna de las cañas había hecho amago de movimiento. Pero cuando se disponía a recoger el hilo para almorzar, Antonio notó que algo se había prendido. «Yo pensé que se había enganchado a algo, cuando mi cuñado se dio cuenta de que había picado un buen ejemplar», señaló el afortunado pescador.

Después de varios minutos tratando de sacar el pez del agua, ya que se resistía, tuvieron que cogerlo con unas pinzas «porque nos daba miedo, ya que pueden morder y arrancarte un dedo», explica. Sin embargo, al verlo, Antonio supo que algún premio tenía ese gran ejemplar. Y tanto, ya que ha sido la captura más grande del concurso, con 5 kilos 400 gramos.

Este campanariense y sus familiares no daban crédito, ya que en los cinco años que llevan participando en el concurso nunca habían pescado nada. Además, la pieza picó muy cerca de la orilla, algo inusual, y más para un ejemplar de estas dimensiones. «No estaba a más de dos o tres metros de la orilla, y encima que ya era tarde y que había mucho jaleo por ahí con toda gente del concurso», recuerda el ganador. Eso sí, se dieron prisa en sacarla lo antes posible «porque temíamos que se nos escapara». Una vez fuera lo primero fue pesarla y recibir la enhorabuena de los presentes al ver la pieza. Después, el lucio volvió al agua.

Participantes en el concurso de pesca del lucio. / AC

Premios

El ganador ha obtenido 75 euros por sacar el pez de mayor peso, y por ser ganador del concurso un Pato Hart, concebido para pescar en la superficie del agua. Aunque se alegra del premio obtenido, Antonio reconoce que a él lo que le gusta es la pesca de orilla, «y además viendo lo que puede haber debajo del agua me da miedo meterme ahí», confiesa. Por eso, está sopesando venderlo «que seguro que no será difícil», dice.

A este aficionado al anzuelo le siguieron en el pódium Antonio Cascos Blanco, con un lucio de 1 kilo 920 gramos, obteniendo así el segundo lugar y 150 euros en metálico. El resto de ganadores fueron José Mª Capita Cascos, con una captura de 970 gramos; Miguel Murillo Corraliza, con una captura de 840 gramos; y Antonio Gálvez Ponce, con la pesca de un lucio de 620 gramos. Todos ellos recibieron una caña de pescar. El resto de los concursantes se llevaron una bolsa regalo.

Además, cabe destacar la participación en el concurso de este año de una mujer, dado que habitualmente los que se inscriben son exclusivamente los hombres.

Una vez finalizado el certamen, que contó con más de una decena de capturas, se sirvieron unas migas a los participantes y la entrega de premios en el Bar An K Kiko. Al acto asistió el alcalde de Campanario, Elías López, y el concejal de Obras, Francisco Caballero.

Ahora toca esperar al año que viene, con la esperanza de volver a repetir una hazaña similar. Mientras tanto, Antonio seguirá saliendo a pescar con sus familia «porque a nosotros lo que nos gusta es echar el rato, tomarnos las cervecitas, y participar en este concurso para colaborar», concluye.