El Campanario juvenil cae en Medellín (2-1) en un partido para olvidar

Los campanarienses, que acudieron con numerosas bajas, acusaron el mal estado del terreno de juego

Un jugador campanariense se dispone a botar una falta, ante la barrera del Metelitense. FOTO: JAVI BANDA
DEPORTES

El C.F Campanario de juveniles cayó derrotado por 2-1 ante el C.D Metelinense en un partido para olvidar.

El encuentro se disputó en la tarde del pasado sábado en Medellín, sobre un lamentable terreno de juego. El choque fue afrontado por el conjunto campanariense con numerosas bajas, que provocaron que el equipo rojillo visitará el 'Juan Antonio Muñoz' con lo puesto. 
Nemesio Chamizo puso en liza el siguiente once: Javi Petete bajo palos, línea de 4 en defensa formada por Manuel Jesús y Gaspar Trenado en los laterales acompañados de en el centro de la zaga de Jon Ander y Loren Díaz, éste último jugador del primer equipo, que cumplía sanción en Preferente. En el centro del campo  Javi Moreno y Enrique Franco, por delante una línea de tres con Nono Gálvez, Fran 'Tomate' y Francisco Antonio; y como hombre más adelantado, Félix Mendoza.

Desde el inicio del choque, los rojillos notarían el mal estado del césped, que perjudicaría de alguna manera el juego de los visitantes que no mostraron el entusiasmo y esfuerzo que llevan reflejando en sus anteriores enfrentamientos ligueros.

Al filo del minuto 30, el conjunto metelinense anotaría el 1-0 tras un error garrafal en defensa.

Este tanto, ayudó a que el conjunto visitante diese un paso hacia adelante y gozase de algún tímido acercamiento de peligro que no conseguirían finiquitar. Al descanso, se llegaría con una mínima ventaja en el marcador para los locales.

Ya en la segunda mitad, el C.F Campanario, tímidamente dominó en algunos instantes el partido y buscó el empate que se resistiría hasta el minuto 70, cuando en un córner favorable a los campanarienses, Javi Moreno mandaba al fondo de la red la pelota (1-1). Un tanto que formó un gran revuelo en la afición local, ya que el centrocampista coronel celebró el empate de manera eufórica a causa de la tensión que se palpaba en el brusco juego entre ambos equipos. Una situación que el colegiado no supo controlar y que se le escapó de las manos desde el comienzo del choque por la falta de seriedad expuesta por éste.

El juego, tras este tanto, seguiría su curso. Atascos en el centro del campo, poca actitud y despistes en defensa, lo que provocaría que los locales anotaran el gol de la victoria, tras un remate de su atacante Manu,  colándose el balón por la escuadra de la portería defendida por Javi Petete (2-1).

Ambos equipos gozarían de alguna oportunidad más aunque el resto del encuentro se disputaría en el campo local donde los campanarienses no supieron encontrar huecos para cosechar el empate.

El choque finalizó con un ajustado 2-1, que de poco sirve para el equipo rojillo que ve como una semana más se aleja de la zona de la fase de ascenso.

La única alegría del fin de semana la dio el equipo infantil, que venció por un abultado (9-1) al Ilipense-Zalamea. En cambio, el equipo cadete cayó derrotado de forma contundente en casa (2-8) también ante el filial de Zalamea de la Serena.