Cuarenta vecinos de Campanario realizarán la ruta senderista 'Bosques del Ambroz'

La expedición campanariense partirá el domingo en autobús a las 5.30 de la mañana

ACTIVIDAD FÍSICA

Un total de 40 vecinos de Campanario se han inscrito en la XV Marcha Senderista 'Bosques del Ambroz' que se celebra dentro del Otoño Mágico, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional.

Los interesados podían inscribirse en la Universidad Popular de Campanario, e integrará la expedición de cerca de un millar de senderistas que se han apuntado para realizar esta ruta que se celebrará el domingo 24 de noviembre, a partir de las nueve de la mañana.

La expedición campanariense saldrá de la localidad en autobús 5.30 de la mañana.

La ruta, que recorre las poblaciones de Garganta, Hervás y Segura de Toro, tiene una longitud de 21 kilómetros.

La ruta comienza en el pueblo más alto de la comarca, La Garganta, desde allí a medida que van llegando los autobuses a partir de las 9 de la mañana se comenzará la marcha.

Tras la primera subida, hay un prolongado descenso que atraviesa bosques de castaños, paisaje de prados bordeados por caminos de herradura, la zona más frondosa del recorrido, hasta la llegada a Hervás por el puente de la Fuente Chiquita, donde tiene lugar el primer control de paso.

Se seguirá hacia Gargantilla, atravesando el Puente del Monte, y tras un pequeño tramo de carretera los senderistas se adentrarán en el Castañar Gallego y en el Castañar del Duque, para arribar a la parte alta de Gargantilla. Allí se realizará el segundo control de paso a la salida del pueblo, junto al puente que atraviesa la Garganta Buitrera.

El último tramo comienza entre huertos de cerezos y ciruelo, y continúa por un paisaje típico de dehesa, la llegada a Segura de Toro es espectacular, con la silueta de la torre y los restos del castillo templario recortándose hacia la puesta de sol.  Allí se efectúa el control de llegada, y en el último esfuerzo se atravesará el puente junto a su piscina natural, camino de la plaza, vigilada por su Toro Celta, donde tiene lugar el fin de fiesta con una degustación de churros y chocolate y animación.

Finalmente comienza el regreso organizado junto a la carretera por la que se ha llegado.