El Campanario vence 2-0 al Calamonte y se aleja más de los puestos de descenso

Chema y Víctor, de penalti, fueron los autores de los goles en la victoria local

Imagen de un partido del Campanario esta temporada.
DEPORTES

El Campanario se aleja más del descenso tras su importante victoria el pasado domingo ante el Calamonte, al que ganó por 2-0.

El técnico Juan Guereña sacó a Fernando bajo palos, laterales para Chinales y José Ruiz, centrales para Loren (juvenil) y Loren, centro campo para Pedro y Chema, bandas para Tena y Berru y dos delanteros, Víctor y Fidel.

El partido comenzó a las cinco de la tarde con mucho aire frio y con un gran ambiente de la afición campanariense que quiso animar a su equipo en uno de los momentos clave de la temporada.

El Campanario empezó muy fuerte, con una presión asfixiante. Tuvo muchas ocasiones en los primeros compases del partido, pero una de ellas fue anulado por fuera de juego que fue muy dudoso. En concreto, una falta fue centrada al segundo palo y Pedro remata con el pie cruzándosela al portero pero la acción fue invalidada.

Otra fue  la de Berru, que se queda solo con el portero y éste le adivina la trayectoria. Sobre la media hora, una falta a unos metros del área grande fue muy bien pegada por Chema entrando por toda la escuadra y poniendo el 1-0, muy merecido por las ocasiones que había tenido hasta entonces el Campanario. El partido en la primera parte fue controlado por los locales de cabo a rabo. De hecho, el Calamonte no tuvo ninguna ocasión clara.

En la segunda parte el aire amainó y no molestaba tanto. El Campanario quería otro gol que diera la tranquilidad y sobre todo el 'goal-average' ya que en Calamonte perdieron 4-2 y con otro gol les bastaba.

Sobre el minuto 65 fue expulsado un jugador visitante por un encontronazo. Cuando éste se iba para el vestuario hizo un gesto muy feo a los aficionados campanarienses que le respondieron con insultos. A partir de ahí el partido se puso un poco loco y el Campanario con uno mas no se hacía dueño del partido. Fueron los peores diez minutos del partido.

Todo ello hasta que en un pase al área rival, Berru se anticipa a un defensor y éste le hace penalti. La pena máxima la tiró Víctor consiguiendo el 2-0 que les dio la tranquilidad a los rojillos. El Campanario tuvo más ocasiones para que el marcador fuera más amplio pero no se movió en los minutos que quedaban y así se llegó al final del partido.

Como conclusión cabe destacar que fue un gran partido de todos los jugadores, tanto en defensa como en ataque. Desde el conjunto campanariense se quiere dar la gracias a la afición una vez más, ya que "con esta actitud se gana a cualquiera".

Próximo partido será contra el Gimnástico Don Benito en el Vicente Sanz el día 7 de abril. Un rival directísimo de los campanarienses. Para ese partido contarán ya con Nando, Miguel y Cano.