El Campanario paga caros sus errores y cae ante el Solana por 3-5

El equipo visitante afrontó toda la segunda parte con un hombre menos

Imagen del choque entre el Campanario y el Solana. FOTO: BLOG DEL SOLANA
DEPORTES

El Campanario cosechó una nueva derrota, esta vez en casa frente al Solana por 3-5. Una derrota muy dolorosa y que llegó después de que los locales pagaran caro sus errores.

El técnico Guareña formó en esta ocasión con Gaspy bajo palos; la línea defensiva para Chema y Nando como laterales y Loren y Chinales, en el centro de la zaga; el mediocampo para Pedro y Tony, bandas para Tena y Berru, mientras que arriba estuvieron Fidel y José Julián.

El partido comenzó a las seis y media con algo de lluvia, pero poco a poco el agua fue desapareciendo.  Comenzó el Campanario bien plantado sobre el terreno de juego, defendiendo bien y con ocasiones, pero un error defensivo les costó el primer gol visitante a cargo de Domingo (0-1, min. 12).

No obstante, el Campanario supo reponerse rápido, y al cuarto de hora Loren ponía las tablas (1-1) tras ejecutar magistralmente una falta desde lejos.

Pero no era el día del Campanario, y otros tres errores defensivos hicieron que el Solana marcara tres tantos con el que ponía el 1-4. Goles anotados en los minutos 34, 37 y 41, por mediación de Rodri, Víctor y Molina.

No obstante, a falta de dos minutos para el final de la primera era expulsado un jugador del Solana, al hacer un penalti que se encargó de transformar Fidel en el (2-4). Por tanto, con esta desventaja de dos goles y con superioridad numérica para los campanarienses se llegó al descanso.

En la segunda parte se produjo un cambio por los locales, pues Chema salió para que entrara Víctor. El Campanario se fue arriba aprovechando que el Solana estaba con un hombre menos, y así a los diez minutos los rojillos metían el tercer gol, obra de nuevo de Fidel al cruzársela al portero (3-4).

Eran los mejores minutos del equipo local sobre el terreno de juego, que incluso tuvo dos ocasiones para empatar el partido que no aprovechó. Fue entonces cuando se produjo la peor noticia del partido, y es que  al saltar Nando a por un balón, el delantero le hizo la cama y cayó con el cuello en el suelo. Un lance del juego por el que Nando tuvo que salir del terreno de juego mareado, y que llevó al técnico del Campanario a realizar dos cambios, que fueron Nando por José Ruiz y Berru por Rufo. Esto obligó a reestructurar la defensa entera y en otro error defensivo de los locales les costó otro gol (3-5) en el minuto 73 que ya fue imposible de levantar. Aunque los locales se fueron para arriba, no tenían suerte de cara a gol y así se terminó el partido.

Conclusión: los errores se pagan muy caros y, como se comprobó, "tenemos que ser mas fuertes defensivamente y cada partido afrontarlo como una final". ¡Vamos Campa que se puede!

La próxima jornada el Campanario visita al San Serván y se espera que para este choque Nando esté totalmente recuperado de su percance.