Ocho carrozas ya se preparan para participar en el popular desfile de la romería de Piedraescrita

Los campanarienses se han propuesto mantener viva esta fiesta, que es una de sus señas de identidad

Preparando la carroza de 'Amanecer en el campo' en un corralón de Campanario. FOTO: F. H.
TRADICIÓN

Campanario ya huele a romería. Los coches arremolinados en las puertas de los corralones a media tarde indican que dentro de ellos se cuece ya el fervor por una fiesta que se quiere mantener muy viva. Una fiesta que el Lunes de Pascua provoca el cosquilleo en el estómago de muchos campanarienses. Es el día más grande del año para muchos y el más esperado, pero detrás del colorido de las carrozas que desfilan en la romería de Piedraescrita, hay un trabajo muy intenso.
Precisamente, este año el Ayuntamiento de Campanario se ha propuesto potenciar el desfile de carrozas de la Romería de Piedraescrita, fiesta declarada de Interés Turístico Regional, y por ello no dudó en poner en marcha una serie de medidas para realzar una de sus tradiciones más arraigadas y apoyar en todo lo posible a aquellos vecinos que deseen construir una carroza.
Por un lado, el Consistorio campanariense se hará cargo de los gastos de alquiler del local donde se realice toda aquella carroza que participe en el desfile 2012. Igualmente, el Ayuntamiento se hará cargo, dependiendo de las necesidades de cada grupo de personas que realicen la carroza, de los gastos del tractorista o bien de los gastos del carpintero.
Todo lo anterior será con independencia de los premios que se acuerden para esta edición, que se seguirán concediendo, y en cuya dotación también colaboran las empresas, comercios e industrias locales con sus aportaciones económicas voluntarias.
El equipo de gobierno esperaba que esta iniciativa contribuyera "a dar un nuevo impulso a nuestra fiesta más querida y que es lo que más nos une a todos los campanarienses". Y lo cierto es que parece que las medidas han surtido efecto.
Las carrozas inscritas hasta ahora son ocho, por las seis del año pasado: 'La reina del Nilo'; 'Tótem Hawaiano'; 'La isla del tesoro'; 'Rallysprint de Campanario'; 'La cena romana'; 'La quesería extremeña'; 'El coyote y el correcaminos' y 'Amanecer en el campo'.
Lo cierto es que antes de que todas estas carrozas luzcan en todo su esplendor el día de la romería, el trabajo que hay que realizar es duro e intenso. Sin embargo, la ilusión y el sentimiento heredado generación tras generación, hace que los campanarienses se tomen la elaboración de sus carrozas casi como una fiesta.
Por ejemplo, las integrantes de 'Amanecer en el campo' comenzaron a preparar la suya tras los carnavales y admiten que conforme ha ido pasando el tiempo han ido agrandando su idea inicial con el objetivo de hacerla más bonita, por lo que ya van "a contrarreloj". Ellas llevan interiorizada la tradición desde niñas.En su época, recuerdan que solían hacer las carrozas las pandillas enteras y que recibían poca ayuda de las madres, al contrario que ahora. De ahí que echen en falta que las generaciones más jóvenes se impliquen cada vez menos en esta tradición.
Después de que el carpintero diera forma a su idea de carroza, que pintaron en un papel, ahora son ellas las que en sus ratos libres, sobre todo por las tardes, se encargan de cubrir la estructura con flores de papel de seda que deben ser pegadas una a una en la estructura con la mezcla de harina y agua, conocida como 'pucha', aunque cada vez se utiliza más la cola. El resultado final de ésta y las siete carrozas restantes se verá en la calle el 9 de abril.