Diego Cascos, el sastre extremeño de Lola Flores, lleva 7 años desaparecido

Juan Manuel de la Cruz, responsable de prensa de la Policía,  mira el registro de desaparecidos:: C.MORENO
Juan Manuel de la Cruz, responsable de prensa de la Policía, mira el registro de desaparecidos:: C.MORENO
  • El vecino de Campanario figura en la lista de desaparecidos de alto riesgo

Diego Cascos tenía 82 años cuando sus vecinos lo vieron por última vez. Entonces vivía en Campanario, aunque había pasado largas temporadas de su vida en Madrid. Sastre de profesión, este profesional de la costura tuvo el honor de trabajar para personalidades tan conocidas como la esposa de Hasán II de Marruecos o la mismísima Lola Flores. «Él viajaba mucho, sabemos que visitaba Marruecos con frecuencia, por eso pensamos que puede estar allí», recuerda Juan Antonio Blanco, que por su responsabilidad como jefe de la Policía Local de Campanario es una de las personas que más información maneja sobre una de las tres desapariciones de alto riesgo que están denunciadas en Extremadura.

El reciente informe sobre desaparecidos publicado por el Ministerio del Interior no incluye nombres –ahora se está preparando una base de datos para consulta pública– pero sí datos concretos: en España permanecen activas 4.164 denuncias de personas desaparecidas.

Esa cifra incluye las 23 denuncias presentadas en la región. Una de ellas se refiere a Diego Cascos, pero no es la única. Junto a este nombre figura el de Manuela Chavero, la vecina de Monesterio que desapareció el verano pasado de su domicilio familiar sin dejar rastro.

Ambos casos reúnen los requisitos necesarios para ser consideradas desapariciones de riesgo alto, que son aquellas que afectan a menores de edad; personas desaparecidas en circunstancias sospechosas y que se teme por su integridad física o moral; personas que hayan podido ser víctimas de un accidente; y personas que no pueden valerse por sí mismas debido a su situación física, mental o de pobreza.

En el registro del Ministerio del Interior aparece una tercera denuncia de riesgo alto realizada en Extremadura, pero ese caso hace referencia a un joven extremeño que, según las últimas informaciones publicadas, ya fue localizado en buen estado por las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Otras 20 denuncias

También permanecen activas otras 20 denuncias por desapariciones que, en principio, tienen un riesgo limitado por tratarse de personas que podrían haberse marchado voluntariamente o que acostumbran a ausentarse de sus domicilios con cierta frecuencia.

El responsable de prensa de la Jefatura Superior de Policía en Extremadura, Juan Manuel de la Cruz, ha explicado que cuando se produce una desaparición es importante que los familiares lo pongan en conocimiento de las Fuerzas de Seguridad con la máxima celeridad. «La búsqueda se inicia de forma automática y si se trata de un caso inquietante rápidamente se movilizan todos los medios precisos».

En esos casos las brigadas de policía judicial comienzan a entrevistarse con los familiares y amigos para tratar de obtener datos que puedan arrojar luz. Igualmente se moviliza a la policía científica, especializada en la búsqueda de pruebas que puedan aportar información si finalmente se confirma que la desaparición ha sido involuntaria. «En esos primeros momentos es fundamental que no se oculten los conflictos o rencillas que puedan afectar al desaparecido, porque eso puede ayudar en la búsqueda», advierte Juan Manuel de la Cruz.

Tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil distinguen desde el primer momento entre las desapariciones voluntarias (el desaparecido se marcha por voluntad propia), las desapariciones involuntarias (el ausente es un enfermo mental o un anciano con demencia senil) y las desapariciones provocadas, que son aquellas en las que se sospecha de una detención ilegal, un delito sexual, una extorsión u otro delito grave. «Es fundamental que el denunciante describa físicamente a la persona y que aporte una fotografía reciente, porque toda esa información se introduce en la base de datos de personas desaparecidas y cadáveres a la que tienen acceso la Policía Nacional, la Guardia Civil y las policías autonómicas».

En el caso de Diego Cascos ese registro indica que desapareció en diciembre de 2009 cuando tenía 82 años de edad, que su estatura era de 1,70 y que tenía complexión atlética, tez blanca y una cicatriz en el muslo derecho. Siete años después, la búsqueda sigue activa.

HOY

HOYCampanario

HOY DIGITAL

Registro Mercantil de Badajoz, Tomo 220, Folio 66, Sección, Hoja 11365, Inscripción 1 C.I.F.: B06335467 Domicilio social en Carretera de Madrid-Lisboa nmero 22 06008 Badajoz Correo electrónico de contacto edigitales@hoy.es

Copyright Ediciones Digitales SLU, Diario Hoy de Extremadura, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio Diario Hoy de Extremadura, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.

El proyecto local más potente creado por el Diario HOY para un municipio. La edición impresa tiene una distribución mensual gratuita de 2.000 ejemplares a todo color.

PUNTOS DE REPARTO:

    • Ayuntamiento
    • Universidad Popular
    • Policía Local
    • Negocios que se publicitan en HOY Campanario