Cuco despejando un balón en presencia de Fidel, en la final del pasado sábado disputada en Villanueva.
Cuco despejando un balón en presencia de Fidel, en la final del pasado sábado disputada en Villanueva. / FRAN H.

Al Campanario Atlético se le esfuma la liga en la prórroga y con 'gol de oro'

  • FINAL AFAS

  • El Mesón Cervantes Villanueva se impuso en la final de veteranos por 2-1, pese a jugar con uno menos cerca de una hora y después de que los campanarienses fallaran hasta un penalti

Trabajo le hubiera costado Alfred Hitchcock escribir un guión de final de partido con tanto suspense y tan cruel para el Campanario Atlético como el que deparó el pasado sábado la final de la liga AFAS contra el Mesón Cervantes de Villanueva de la Serena.

El estadio anexo del Romero Cuerda fue testigo de un partido agónico, disputadísimo hasta el último segundo, con dos equipos que demostraron el porqué de su presencia, en una final que se resolvió por la extinta regla del 'gol de oro', aprobada para esta Liga de Veteranos en el nuevo formato establecido para la temporada 16-17.

En principio debemos destacar la presencia en las gradas de muchos aficionados y también de jugadores de otros equipos que no querían perderse la cita, así como familiares de los protagonistas, muy animosos durante todo el partido.

El míster campanariense, Díaz, salió con José en la portería; defensa formada por Talega, Cuco, Ventura y Mariano Gallardo. El centro del campo con Ayuso, Fidel, Ito Mapfre y José Alberto, quedando para la delantera Loren y Berru.

Fueron los minutos iniciales de tanteo mutuo en los que cabe reseñar un remate del delantero del Cervantes, Toni, que salió desviado. Rápidamente el Campanario, mejor plantado, se hizo con el partido y aunque no fue un dominio abrumador, sí es cierto que se jugaba más en el campo contrario. Al cuarto de hora, Loren tuvo la primera, con un típico lanzamiento desde fuera del área que el portero local desvió con una gran intervención.

Vendría inmediatamente otra gran volea de José Alberto que se fue por muy poco. Parecía que el Campanario había cogido el mando del partido, cuando en un ataque serón, el colegiado señala un penalti muy riguroso por falta al atacante, en una jugada para la polémica. Lanza Pollo y establece el 1-0.

No se amilanó en absoluto el conjunto visitante que se hizo acreedor en esta primera parte de un mejor resultado. Fue Fidel con otro gran lanzamiento de falta quien volvía a poner a prueba al portero local Frutos, que volvía a responder con otra excelente intervención cuando ya se cantaba gol.

En los locales, destacar un lanzamiento de Toni, bastante alejado, cuando se encontraba en inmejorable posición.

Volvió a tenerla el Atlético en otro remate franco de Ventura, al saque de una falta sacada por Loren con su maestría habitual. Alto se le fue al central el remate de cabeza, cuando ya los aficionados campanarienses cantaban el empate.

Y llegó otra jugada importante, cuando, rondando la media hora, una mano del defensor es castigada con penalti y tarjeta amarilla, que al ser la segunda, suponía que los locales se quedaran con diez para el resto del encuentro. Se encargó de ejecutar la pena máxima el goleador Loren, con un lanzamiento ajustado a la cepa derecha, pero el portero local, Frutos, volvía a agrandar su figura en el encuentro con una estirada felina despejando el balón. Autor, como pocos, de multitud de goles imposibles y de bellísima factura, nadie podía creer que nuestro delantero centro no hiciera gol. La grandeza y miseria del fútbol.

Desde ahí hasta el final, aunque los villanovenses intentaban salir en rápidos contraataques, el dominador claro fue el Campanario, con un centro del campo donde se trabajaba rápido y a destajo, una defensa que solventaba los contraataques locales y con mucha movilidad en las bandas, donde José Alberto aportaba calidad, Berru movilidad y Loren se ofrecía siempre para iniciar el ataque

Con 1-0 se llegó al descanso. Los del Mesón Cervantes habían lanzado una vez a portería y tenían un gol a favor. Los atléticos, varias y con peligro, pero su casillero seguía a cero. Más de una vez en fútbol estadísticas, méritos y resultado no van de la mano. El primer tiempo era un claro ejemplo.

Consideró Díaz durante el descanso realizar dos cambios. Talega (con una tarjeta amarilla) y Ayuso, dejaron su sitio a Churre y Sergi.

Las coordenadas por las que se movieron los dos equipos desde el inicio de esta segunda parte fueron parecidas a las del primer período, con un Campanario que intentaba poner cerco a la meta villanovense, en este segundo acto defendida por Sito, y un Mesón Cervantes que con mucho oficio, se replegaba esperando las contras de sus puntas; velocísimos. Sobre todo Pollo (viejo conocido y exjugador del Campanario de Preferente) en un estado magnífico de forma.

La tuvo Loren en un extraordinario lanzamiento de volea al que respondió Sito (otro exjugador del 'Campa') con una magnífica intervención.

Entró el partido en una fase de más igualdad, con cierto bajón físico de los de Díaz, que veían como, sus esfuerzos no estaban siendo recompensados. Ni que decir tiene que esto lo aprovecharon los locales para intentar sentenciar el choque con un segundo gol, si bien es verdad que aunque pasaron a tener más la pelota, no se tradujo este dominio en ninguna ocasión de peligro para la meta defendida por José. Más bien al contrario, el Campa Atlético tocó menos, pero las veces que lo hizo fue con auténtico peligro.

Así llegó el gol, en una jugada por banda, donde Sergi estuvo providencial, y el castuereño César que había salido minutos antes ocupando el lugar de Loren, asistió con maestría a José Alberto, que esta vez sí, en línea de gol, no falló (1-1). Empate a uno y delirio en la hinchada campanariense.

Dos lecciones más nos daría el turronero, jugando entre líneas, con dos pases al hueco casi calcados en los que el marcador no se movió de puro milagro. En la primera, José Alberto, lanza contra el cuerpo de Sito y en la segunda, Berru, llega muy justo en una ocasión que se presumía inmejorable y en la que también Sito salió valiente.

De ahí se pasó al arreón final de los locales en los últimos minutos, donde José estuvo providencial sacando un balón que llevaba marchamo de gol.

Una falta en largo botada por los villanovenses, cuando se jugaba el descuento, volvió a poner el 'uy' en las gradas. Con esta jugada llegó el pitido final. La prórroga decidiría el ganador.

Poco tardaría en conocerse. Bien es cierto que la primera ocasión de la prórroga fue para el Campanario Atlético. Ito Mapfre enganchó un rechace en la frontal y en su camino hacia las mallas se topó con el estómago del defensor serón Esteban. Una pena, pues ahí pudo estar el título.

Y en la siguiente jugado, cuando no habían transcurrido ni dos minutos, es cuando se produjo la jugada clave del partido. Fue a raíz de una falta lateral a la altura de los tres cuartos del terreno de juego que defendía el Atlético. Un centro largo por parte de Cano, con una sucesión de dudas: el delantero no remata, el defensa no despeja y el portero no detiene. Ante tan escasa oposición , el balón sigue su trayectoria que en este caso llega hasta el fondo de las mallas, para desespero de los unos, que quizás no merecían ese injusto castigo, y alegría de otros que supieron mantener el tipo, e incluso disponer de alguna aislada ocasión de peligro con diez jugadores durante casi una hora.

Por su factura, 'el gol de oro', fue más bien de hojalata, aunque igualmente válido. Final del encuentro y jugadores entristecidos que supieron acatar la derrota con absoluta deportividad y no dudaron en ir hasta el equipo rival para felicitarle por el triunfo. Ejemplo para todos.

Un partido donde se rindió un merecido homenaje al fútbol y a la deportividad. Nos quedamos con las dos fotos de familia, y nunca mejor dicho, de los equipos con sus respectivos familiares y seguidores para inmortalizar el momento. Al final, unos refrescos a cuenta del Cervantes para intercambiar comentarios. Como debe ser.

Sólo queda agradecer a los componentes del Campanario Atlético la brillante temporada que han desarrollado, llegando, sin ser favoritos hasta el último segundo con posibilidades de ser campeones y emplazarles a la próxima, donde ya sí partirán con la vitola de aspirantes a todo. Lo que no pudo ser no pudo ser y además fue imposible. A seguir trabajando y a disfrutar en una competición donde los jugadores pagan por jugar, no olvidando que "el fútbol es la cosa más importante de las menos importantes". El Campanario Atlético seguirá siendo “una gran familia” con un miembro más desde el sábado: la copa de subcampeón 2016-17.

HOY

HOYCampanario

HOY DIGITAL

Registro Mercantil de Badajoz, Tomo 220, Folio 66, Sección, Hoja 11365, Inscripción 1 C.I.F.: B06335467 Domicilio social en Carretera de Madrid-Lisboa nmero 22 06008 Badajoz Correo electrónico de contacto edigitales@hoy.es

Copyright Ediciones Digitales SLU, Diario Hoy de Extremadura, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio Diario Hoy de Extremadura, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.

El proyecto local más potente creado por el Diario HOY para un municipio. La edición impresa tiene una distribución mensual gratuita de 2.000 ejemplares a todo color.

PUNTOS DE REPARTO:

    • Ayuntamiento
    • Universidad Popular
    • Policía Local
    • Negocios que se publicitan en HOY Campanario